Bautizados con el Espíritu Santo

Porque todos nosotros fuimos bautizados también por un Espíritu en un cuerpo.Tanto judíos como griegos, tanto esclavos como libres, ya todos se nos ha dado a beber de un mismo Espíritu. 1 Corintios 12:13

Bautizados con el Espíritu Santo

Al principio del Nuevo Testamento  habla de Juan el Bautista. Juan Bautizados con el Espíritu Santoel Bautista era un hombre elegido por Dios para preparar a la gente para la venida de Jesús. Juan bautizaba en el río Jordán. El bautizo de Juan significa una renuncia a las obras muertas, es decir, los pecados. Juan, decía a la gente: Y yo, ciertamente, os bautizo en agua para el arrepentimiento, pero el que viene detrás de mí es más poderoso que yo, de quien no soy digno de llevarle las sandalias. Él os bautizará en el Espíritu Santo y fuego. Mateo 03:11 El que venía detrás de Juan era Jesús y Juan ya nos anticipaba que Jesús sería el que nos bautizaría con Espíritu Santo y fuego.

Ya muchos años antes de la venida de Jesús, diferentes profetas inspirados por el Espíritu Santo habían profetizado sobre el bautizo del Espíritu Santo que tendría desempeño en los últimos días. Así lo vemos en el caso de Isaías Isaías 32:15 , Ezequiel Ezequiel 36: 27-28 o Joel donde encontramos escrito: Y acontecerá, después de esto, que yo derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y sus hijas profetizarán, vuestros ancianos tendrán sueños, vuestros jóvenes verán visiones. Joel 2:28

En el Antiguo Testamento, el Espíritu Santo estaba, normalmente, sobre las personas, exceptuando algunos casos como Bezaleel y Josué. En cambio, en el Nuevo Testamento, es decir ahora, el Espíritu Santo ya no está sobre las personas sino que está dentro de cada persona. Tal como está escrito: ¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, que tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 1 Corintios 6:19

Jesús durante la última cena explicó los discípulos que serían bautizados con el Espíritu Santo y que sería el Espíritu Santo quien se encargaría de recordarles las cosas a medida que fueran pasando. Después de la resurrección de Jesús poco antes de que Jesús fuera llevado al cielo dijo a los discípulos que esperaran en Jerusalén hasta que fueran bautizados con el Espíritu Santo. Hechos 1: 4-5

Dos versículos más abajo nos dice uno de los motivos por el que Jesús dijo a los discípulos que esperaran en Jerusalén hasta recibir el bautizo del Espíritu Santo. Pero recibiréis poder cuando haya venido el Espíritu Santo sobre vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén, y en toda Judea y Samaria, y hasta el último extremo de la tierra. Hechos 1: 8 El Espíritu Santo cuando viene a nuestra vida nos lleva poder. Poder de predicar la palabra, valentía ante las adversidades, una comunión más estrecha con Dios, etc. El Espíritu Santo es nuestro maestro y nuestro guía. Dios quiere que nos dejamos guiar por el Espíritu Santo y que nos llenamos de Él todos los días.

Cuando los cristianos somos bautizados con el Espíritu Santo no sólo obtenemos poder sino que el Espíritu Santo reparte diferentes tipos de dones a quien quiere y de la forma que quiere. El Espíritu Santo es un poder sobrenatural, es el poder de Dios que habita dentro de nosotros, y que nos capacita con diversos dones para cumplir con el propósito que Dios tiene para cada uno de nosotros. 1 Corintios 12: 7-11

En el capítulo 2 de los hechos de los apóstoles podemos ver como 120 hermanos que estaban reunidos en Jerusalén esperando la promesa recibieron el Espíritu Santo. Al momento de recibir el Espíritu Santo comenzaron a hablar con lenguas que ellos no habían aprendido, de tal manera que todos los extranjeros que había en Jerusalén en aquellos días los podían oír hablar las maravillas de Dios con su propio idioma. Más adelante, vemos como los samaritanos también recibieron el bautismo del Espíritu Santo. En el capítulo 10 se nos cuenta como Cornelio, soldado romano de origen europeo y no judío, recibió el Espíritu Santo, junto con su familia, mientras Pedro les predicaba. En los viajes que Pablo realiza por Asia y Europa podemos ver cómo todas partes donde pasaba, sin ningún tipo de diferencia en función de la cultura o país, la gente creía en la promesa del Espíritu Santo y era bautizada con el Espíritu Santo .

Después de que Pedro, junto con los otros 119 discípulos, fuera bautizado con el Espíritu Santo habló ante toda la gente que se había reunido impresionada por el don de lenguas que el Espíritu Santo les había dado y acabó el discurso diciendo: Arrepentíos, y sea bautizado cada uno de vosotros en el Nombre de Jesucristo para la remisión de los pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque la promesa es para vosotros y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos, para todos aquellos que llame el Señor Dios nuestro. Hechos 2: 38-39 Como podemos ver, la promesa de recibir el Espíritu Santo no es limitada a un pueblo determinado o un tiempo determinado sino que aún es vigente hoy para todo aquel que crea en nuestro señor Jesucristo.

En el evangelio de Lucas encontramos escrito: Pues si vosotros siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, cuanto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a los que le pidan! Lucas 11:13 Si hasta el día de hoy aún no ha recibido el bautismo del Espíritu Santo, hoy puede ser el día de recibir el Espíritu Santo, sólo necesitas creer con fe en la promesa del Espíritu Santo, pedir perdón por los errores y orar con fe pedido al Señor que te bautice con el Espíritu Santo; y da libertad a que el Espíritu Santo venga a tu vida y se manifieste como Él quiera, puede que cantes, que hables con lenguas, que profetizes, etc.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *